Ocho criollos, sin boleto a Río, pasaron por Doha



Por Hilmar Rojas Erazo

twitter: @HilmarRE

Bajo ningún concepto es criticable la actuación venezolana en el Mundial de Boxeo de Doha, Qatar, aunque de los ocho peleadores ninguno lograse llegar a cuartos de final del evento.

Es un ejemplo de la evidente mejoría que ha tenido el boxeo aficionado en el país, tras su participación en la Serie Mundial de AIBA con Caciques de Venezuela, pero sigue siendo muestra de la necesidad urgente y mandatorio de hacer topes de preparación fuera de Cuba.

¿Por qué lo digo? Sencillo, después del Clasificatorio Continental realizado en La Guaira, los nacionales estuvieron concentrados en La Habana, donde nuevamente cumplieron con los guanteos ante parte del elenco de la isla (dudo haya sido el A) y unos franceses que estaban allá.

Lo cierto es que en la isla no tienen oportunidad de foguearse con sus similares de Asia ni Europa, porque en la isla ni siquiera se ven con el equipo élite conformado por triples campeones mundiales y medallistas olímpicos. A los antillanos ¡No les interesa!

Ahora en Qatar, mientras Cuba metió a 7 de 10 en finales, Venezuela no pudo llegar con ninguna de sus ocho fichas a las semifinales. Los venezolanos fueron eliminados en cinco de los casos por peleadores de Europa, un asiático, un africano y un latino.

En detalles, el colombiano Ceiber Ávila sacó en octavos al merideño Yoel Finol, en los 52 kilogramos, mientras que José Díaz perdió en preliminares con el mongol Iderkhuu Enkhjargncl en 56 kilos.

Luis Cabrera cayó ante el francés Sofiane Oumiha en octavos, después de vencer al local Abdullatef Sadiq en los 60 kilos. Igual sucedió con Luis Arcón, quien en los 64 kilos despachó al irlandés Dean Walsh en primera instancia y cayó con su rival conocido el italiano Vicenzo Mangiacapre.

En la división de los 69 kilos, el capitán venezolano, Gabriel Maestre fue el tercer favorito de la división y por tal situación pasó directo a octavos de final. En su primer combate frente al lituano Eimantas Stanionis quedó eliminado.

Los 75 kilos, categoría donde participó Endry Saavedra pasó igual. Ganó su primer combate ante un catarí yperdió con el tercer sembrado del peso, el ruso Petr Khamukov.

Albert Ramírez salió en las preliminares al perder con el uzbeco Eishod Rasulov, en los 81 kilogramos. Misma instancia en la que se quedó el margariteño Edgar Muñoz que perdió en su primer combate con el marroquíMohammed Arjaoui.

En resumen, se sigue haciendo lo mismo de los últimos años en los cuales no ha llegado medalla olímpica por el boxeo. Se sigue entrenando en Cuba, sin hacer nada en Europa.

La única diferencia fue la incursión nacional en la Serie Mundial donde pudieron verse con europeos que elevaron su rendimiento.

Mientras Cuba siga siendo el norte y destino de los entrenamientos las cosas no cambiarán. Ellos tienen la calidad, los secretos, como usted desee llamarlo pero se lo guardan, y entrenan con fogueos en Europa.

La mitad de los 10 cubanos que actuaron en el Mundial de Qatar, llegaron con el boleto a los Juegos Olímpicos de Rio ya comprado. En la cita mundialista solo Joahnys Argilagos (49 kg) y Erislandy Savon (+91 kg) buscaban la clasificación olímpica, tras la eliminación de tres piezas de la armada antillana.

Venezuela todavía tiene oportunidad de conseguir pases a las Olimpíadas cuando el próximo año se realice el Pre Olímpico de Las Américas, en Buenos Aires, Argentina.

El punto es ¿seguirán mandando a los muchachos a entrenar a Cuba? O se animarán a mandar a quienes tienen verdadera oportunidad de medalla ¿enviarlos a Europa?

Amanecerá y veremos, decía mi abuelo.


Autor: Hilmar Rojas

ENCUESTA

¿Quién será el campeón en la temporada 2017-18 de la LVBP?