Hely Daniel Rodríguez – El Prospecto

Con las mismas ganas y esa garra de lucha y entrega, encontramos a Ogleidis “La Niña” Suárez en un caluroso gimnasio Pedro “El Rockero” Alcázar en el sector de Curundú en la ciudad de Panamá, preparándose para lo que será su regreso a los cuadriláteros, tras dos años de receso, en los que ella misma ha manifestado ser, un cambio total en su vida.

Con esa sonrisa que siempre la ha caracterizado recibió gustosamente al equipo de El Prospecto.net concediendo un tiempo importante tras culminar su entrenamiento, ese que para ella misma representa un reto importante, volver a la actividad boxística luego de un tiempo de pausa, y en el que reaparecerá el próximo 18 de junio en el Domo José María Vargas de La Guaira, en una cartelera totalmente femenina.

“Fue un reto, empezar la dedicación que tenía antes que mi tiempo era solo boxeo, no es el mismo de ahora, La Niña Suárez en su nueva faceta es ahora novata en todo, ser mamá no es fácil y aparte de eso tengo mi empresa, trabajar, ser mamá, ser atleta y además sacar tiempo para jugar, para atender la casa, la luz, el mercado, es bastante complicado pero me he adaptado”, confesó la pugilista aragüeña.

La vida de Suárez cambió por completo, hecho que la ha motiva a tener que llevar una agenda diaria de actividades, “En mi vida jamás había usado agenda, como nunca tenía más nada que hacer más allá del boxeo, no la necesitaba, ahora todo lo tengo que anotar porque sino se me olvida, mi rutina ahora es dura” indicó La Niña.

Rutina nada fácil

El hecho de mantener una vida integral, le ha hecho a La Niña trazar una rutina nada fácil de cumplir, esa que conjuga el rol de madre, atleta y empresaria, “Mi rutina ahora es ir a las cuatro de la mañana ir a correr, llevo a mi niña a la escuela a las siete de la mañana, abro el negocio a las ocho, luego a las 9 y 30 me vengo al gimnasio a entrenar, salgo a las 12 de aquí, voy a la casa organizo todo lo del almuerzo, me arreglo y me voy al negocio a atenderlo, a mis clientas les encanta que yo las atienda, les gusta hablar conmigo, a las cinco subo a buscar a mi hija a la escuela, y a las siete cierro el negocio, luego me voy a la casa a atender a mi hija, hacer los oficios de la casa y arreglar las cosas nuevamente para el otro día, esa es mi rutina ahora, el único día de descanso son los domingos, pero igual lo aprovecho para salir y compartir con mi hija” comentó Suárez.

La última vez que Suárez estuvo en el ring, fue hace dos años cuando lideraba el ranking de la Asociación Mundial de Boxeo en la categoría 140, ahora en su regreso reaparecerá en la categoría 147 libras, “Empecé a entrenar en 183 libras, Gilberto me dijo que no era fácil, que no volviera en 130 sino en 147 libras para empezar a moverme para agarrar ring, mi esposo siempre me preguntó si estaba seguro de volver, porque por mi mente pasaba el hecho de que ya tengo a mi hija, mi hogar, mi empresa y me puedo dedicar a eso, pero esto es algo que corre por mis venas, es algo que me apasiona mucho, me veía en el espejo y miraba mis fotos viejas en el teléfono y decía, que no podía estar así, esa no era yo, yo tengo que volver a mi cuerpo normal, puedo ser una mamá activa, puedo volver a pelear, como yo está Jackie Nava, que tiene dos hijas y es legisladora de su país, yo pienso que los obstáculos se los pone uno mismo”, confesó la venezolana.

Suárez reaparecerá en Venezuela frente a su afición. foto: Silenia Scioscia - El Prospecto

De menos a más

El estar inactiva por dos años tras el parto de su primera hija, no ha sido fácil, sobre todo por el hecho de estar a las exigencias de un entrenamiento riguroso, algo que le ha costado pero que con constancia ha logrado superar, “Esto ha sido duro, pero fíjate que todo lo he conseguido, al principio fue como una tortuga y ya lo que conseguido, veía pasar los golpes y creía que los esquivaba y no era así, mi mente creía que pasaba los golpes, pero no era así, estaba muy estática, salía de los entrenamientos llorando, no entendía porque mi mente actuaba pero mi cuerpo no reaccionaba a su velocidad”, comentó aragüeña.

En esa preparación y ese lento comienzo y reacción de su cuerpo nuevamente a la actividad física ha hecho dudar en muchas oportunidades a La Niña, sin embargo el apoyo de sus familiares y entrenadores ha hecho que pueda salir adelante, “El apoyo de la gente que me rodea ha sido importante, el de mi entrenador, mi preparador físico, mi esposo, la gente que me tiene afecto me dice que si puedo, que más bien regresaré renovada, mejor y eso es lo que me ha llevado a regresar, ya estoy lista para la guerra, ya firmé contrato y tengo rival para mi próxima pelea, a pesar que he tenido tropiezos he podido levantarme y continuar”, confesó Suárez.

“Hay momentos en los que todo se te aprieta, en casa, en la vida personal, con tu bebé, en el negocio, en el gimnasio, con tantos compromisos que te salen de repente y quieres hacerlos todos pero faltas y fallas a la gente y le quedas mal y eso me hacía sentirme muy mal, y le decía al profe que no quería seguir” manifestó la pugilista venezolana.

Va por mucho más

El regreso de La Niña no pasa simplemente por un capricho personal, esa pasión que lleva por el boxeo y esa capacidad de superación ha hecho que la venezolana quiere reaparecer y además aspirar en grande, destronar a la invicta campeona mundial, Cecilia Braekhus, “Me motivó mucho la boxeadora Cecilia Braekhus, ella es la campeona mundial en las 147 libras, en la categoría en la que voy a reaparecer, ella tiene cinco títulos mundiales, ella está invicta y tiene muy buen record, y es mi enfoque ahorita, es lo que quiero, es mi próximo objetivo, y estoy trabajando para obtenerlo y yo digo, hago esta pelea y otra más e iré por ella por el título mundial”, comentó Suárez.

La preparación ha sido fuerte para la venezolana. foto: Silenia Scioscia - El Prospecto

Agradecida con la AMB

Uno de los principales promotores de la carrera profesional de “La Niña Suárez” ha sido la Asociación Mundial de Boxeo, quienes desde temprana edad la empujaron a saltar al profesional y dejar a un lado lo que en su momento era seguir en el mundo amateur con la selección de Aragua, “La relación de La Niña y la AMB siempre ha sido profesional, conozco a Gilberto lo conozco desde que estaba muchachita desde los 14 años y ellos confiaron en mi desde que me vieron hacer un guanteo con Carolina Álvarez. La niña Suárez nace, porque yo era la niña de mi casa cuando decidí dedicarme a esto, con el nacimiento en un equipo femenino de boxeo apoyado por la AMB, tuve que dejar el boxeo amateur y la selección de Aragua, para incursionar en este mundo”, recordó Suárez.

El agradecimiento de Suárez hacia la AMB es eterno, inclusive se atreve a afirmar que es una mujer totalmente realizada, “Gracias a la AMB y a Gilberto Jesús Mendoza puedo decir que soy una mujer realizada, me siento feliz, logré todas mis metas, estoy tras de otra, Gilberto me abrió las puertas junto con otras personas, él me dijo que debo ganarme mi lugar, no puedo regresar como la campeona, yo le dije que si yo era la campeona, él me dijo que no podía regresar de un receso de dos años con la misma etiqueta, yo le dije que la que siempre sobre sale siempre lo hará, porque eso es un ángel que uno tiene, siempre tenemos discusiones de desacuerdo, nos dejamos de hablar, nos volvemos a hablar, pero siempre está pendiente de mí, casi diez años nos hemos mantenido así, yo me siento conforme de nuestra relación, hoy por hoy le doy muchas gracias por ser lo que soy, y por ser La Niña Suárez, la primera y única campeona venezolana”, confesó La Niña.

Panamá le abrió los brazos

A pesar que en sus planes jamás pasó por la mente quedarse en Panamá, hoy en día ratifica que le debe muchas cosas al país canaleño, fronteras en la que se ha convertido en un ídolo total, “Llegué aquí en el 2007, primero vine en el 2006 a debutar, luego regresé prácticamente engañada por Gilberto, tres meses, venía hacer campaña, una niña que estaba acostumbrada a su barrio, a su gente, a no estar sola, y a pesar que no tenía riqueza, y económicamente no estaba bien, yo allá en mi barrio estaba muy feliz. Llegue a Panamá sin amistades, a un hotel en el que solo hacía era ver al techo, sin mi mamá que me cocinara, sin mi papá que mi hiciera algo, tuve que madurar muy temprano, yo en ese momento me sentí en el abismo, con Gilberto Jesús solo me comunicaba por chat, pero eso me dio fortaleza y madurez. Aquí en Panamá me hice mujer, me hice modelo, me hice mediática, aquí me abrieron las puertas sin pensarlo, este pueblo panameño me dio las oportunidades sin importar de donde venía, un Rogelio Espiño que sin verme pelear me dijo que las puertas de este gimnasio estaban abiertas para mi, a María Toto, los profesores, Arroyo y Rangel fueron los entrenadores que me iniciaron en el boxeo profesional aquí, en verdad me siento muy acogida por Panamá, jamás pensé que terminaría haciendo mi vida aquí” indicó Suárez.

La venezolana recibió en Panamá al equipo reporteril de El Prospecto. foto: Silenia Scioscia - El Prospecto

“Todo lo que Panamá me ha brindado ha sido hermoso, me siento agradecido y orgullosa de estar aquí, de echar frutos, cuando alguien no se enfoca en lo que quiere no consigue las metas que se plantea, es por eso que pienso que siempre estuve clara en lo que quería”, confesó la venezolana.

Figura en la televisión e incursión en el modelaje

Ese ángel que siempre la ha acompañado, al igual que su carisma acompañada de esa sonrisa que atrapa corazones, La Niña Suárez tuvo la oportunidad no sólo de ingresar a la televisión panameña en un reality show, sino que también entró en el mundo del modelaje de la mano de la también venezolana Katty Pulido, “Entré a la televisión en Panamá por romper con ese prototipo de la boxeadora masculina, esa poca femenina, con ese patrón mal vestido, macho que no sabe expresarse que se ve como muchos pintan al típico boxeador, yo desde que llegué a Panamá cuidé mucho mi imagen, andaba siempre arreglada y eso me ayudó mucho porque le encantaba al panameño, me robaba las planas de los periódicos”, comentó.

El hecho de ser mediática y atractiva para la prensa, le hizo pensar a La Niña que debía trabajar en pro de una buena imagen, esa actitud de “guapetón de barrio” no era lo que quería mostrar, es por ello que decidió buscar ayuda de la mano de otra venezolana, Katty Pulido, “Yo tenía ese toque machito de barrio también, ese que tanto criticaba en una mujer, por eso decidí estudiar modelaje, yo decía que tenía que saber expresarme, posar, vestirme, es por ello que decidí acudir a Katty Pulido, quien me ayudó bastante, yo le decía que quería refinarme sin perder ese toque de boxeo, luego de allí entré a un programa de televisión llamado Dancing with de stars, quedé en el tercer lugar, venezolano que no gane algo no es venezolano, fue algo duro, bailé lesionada de un dedo en un pie, y así mismo participé, tuve muchas trabas en el programa, llegué a la final, a pesar que pensé que merecía más de un tercer lugar, me conformé con lo conseguido, me di cuenta lo que era estar en un programa, lo que es una producción, para uno el venezolano siempre es ser el mejor, uno no se conforma con competir, uno siempre quiere ganar, el venezolano no compite para perder”, confesó la pugilista venezolana.

Venezuela en su corazón y sus pensamientos

Con 10 años en suelo panameño, La Niña Suárez se atreve a confesar que día a día extraña a su pueblo, ese en el que un abrazo siempre es cálido y una sonrisa está a flor de piel, “Extraño siempre a mi gente, extraño a mi familia, yo digo que nosotros somos locos, y entre locos nos extrañamos, mi esencia, esa parte del barrio que no tiene que estar siempre arreglado para que te acepten, que no tienes que estar aparentando para que te vean bien, eso lo extraño”, comentó la aragüeña.

Preocupada por el país y por su familia

Al igual que muchos venezolanos que se encuentran en el exterior, la situación económica, social y política que vive Venezuela no es ajena para La Niña Suárez, quien se muestra preocupada por el acceso al alimento de los venezolanos, “Nosotros somos uno solo y es una agonía que ellos estén allá y yo aquí, muchas veces pienso que no es posible que yo tenga aquí la facilidad de tener un buen plato de comida y mi familia esté pasando trabajo allá haciendo una cola para poder comprar comida, para mí eso es frustrante, siempre pienso en familia, en mi mamá, mis hermanos y mis sobrinos,  tengo un abuelo que es hipertenso y no tiene medicina, la principal que es del corazón no se consigue, eso me tiene preocupada, para mí es importante viajar y regresar a pelear a Venezuela, me siento muy feliz de volver al país, esa carencia que tengo de familia me hace fuerte, poder verlos de nuevo a todos me hace sentir bien”, confesó La Niña Suárez.

La cita es el 18 de junio

El tan anhelado regreso ya tiene fecha y lugar, será el 18 de junio cuando La Niña Suárez reaparezca ante el mundo del boxeo y delante de su gente, ya que el combate será en el Domo José María Vargas de La Guaira, la confirmación de ese hecho le ha permitido a la venezolana soñar cómo será la pelea, “Ese día me lo he imaginado muchas veces, uno a diario pelea en la mente, ganas, pierdes, noqueas, golpeas, todo en tu mente e imaginación, es algo para lo que estás preparado, todos los boxeadores soñamos con el momento, hasta en las horas de descanso uno piensa y actúa en boxeo, esto no sólo es físico, es mental, Todo el mundo me pregunta donde reapareceré, será una cartelera especial, solamente de mujeres, primera vez en Venezuela que se hará algo así, ya las mujeres no somos el relleno del boxeo, será una noche de mucho talento venezolano”, finalizó la venezolana.

La frase

“El venezolano no compite para perder, uno no se conforma con competir, uno siempre quiere ganar”.

La anécdota

“No ha sido fácil mi hija se me ha enfermado, en un año y cuatro meses no se había enfermado, yo digo que la falta de tiempo conmigo le ha afectado, muchas veces he tenido que dejar de correr, paso la noche bajándole la fiebre”.

Reflexión de vida

“El día a día es una pelea, tú te despiertas, y no sabes que te va a pasar, sino sabes superar los días que son saltos, perderás la pelea, uno siempre debe atreverse a ganar, la vida no se pierde, en la vida hay que salir siempre a ganar”.

Hely Daniel Rodríguez
Director de ElProspecto.net Periodista Deportivo, Premio Nacional de Periodismo Deportivo 2013