El técnico César Farías por fin se pronunció sobre la inhabilitación de dos años que se le impuso en Bolivia a raíz de una demanda por supuesta agresión.

El entrenador venezolano está al mando del equipo The Strongest en medio del parón en liga pero con vida en plena Copa Libertadores (su rival es Lanús en octavos de final).

El Tribunal de Justicia Deportiva de la Liga Boliviana lo consiguió culpable de agresión del delegado Benjamín Saucedo en un duelo entre The Strongest y Oriente Petrolero en octubre del año pasado.

El cumanés, por medio de un comunicado puntualizó varios aspectos que a su juicio, le restan imparcialidad a la resolución final. “En el informe extendido del árbitro principal del partido no está reflejada ninguna agresión. Tampoco permitieron que mi defensa presentara pruebas en mi descargo. No citaron a declarar al delegado de The Strongest ni a quienes tomaron el audio donde se constatan los insultos que recibí por parte del delegado de Oriente Petrolero”.

Como segundo argumento afirmó que “al Tribunal se le señaló que la denuncia en mi contra no fue realizada por ese delegado como correspondería según la normativa, sino por el equipo”. Farías también explica que “aunque lo solicité reiteradamente, el dirigente no fue llevado ante un forense para certificar lesiones porque no le causé ninguna”. Y dijo que se usó como prueba un video no oficial, no el de la transmisión permitida.

Por otra parte, el propio Farías y el club The Strongest confirmaron que llevarán el caso ante una instancia superior, la cual es el Tribunal Superior de Disciplina Deportiva de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF).

Y tras analizar la sanción consideran que la misma se restringe a la propia liga doméstica, sin que se limite su trabajo en el marco de la Copa Libertadores, para  el estratega cumanés, que ya ganó un título semestral en Bolivia y pelea el paso a octavos de final en Libertadores 

Fabrizio Di Marzio - El prospecto

Para saber más del caso de César Farías, ingresa aquí